La Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh realizó una Huevo felicidadinvestigación para determinar que tanto influía el sexo en los niveles de felicidad, reclutando a 128 sujetos sanos, entre 35 y 65 años conformados por parejas heterosexuales, dividiéndolos en dos grupos: el primero se les pidió que siguieran con sus relaciones sexuales de forma habitual; el segundo grupo se les solicitó que incrementaran los encuentros íntimos al doble. Así mismo completaron cuestionarios a diario acerca de sus niveles de satisfacción, placer y felicidad.

Los investigadores detectaron que dentro del segundo grupo hubo una disminución de felicidad, deseo sexual y como disfrutaban el sexo. Por ello los investigadores desmienten el mito: “Mantener relaciones sexuales a menudo, es un camino para ser feliz” .

Esto se podría apoyar con recientes investigaciones de neurocientíficos que dicen: “El cerebro se acostumbra y pierde interés en nuestras conductas diarias, mientras más se repiten estas más se habitúa a ellas y se pierde la sorpresa o la novedad ante dichos eventos”.

Por lo tanto, de todo lo anterior, creo que debemos entender que la rutina va deteriorando nuestras relaciones, por lo que debemos buscar nuevas formas siendo versátiles y ocurrentes ya que de esta forma esa “chispa” no se perderá y podremos seguir teniendo excelentes momentos con nuestras parejas.

Anuncios