FelicidadEn un escrito anterior abordamos el tema de la masturbación, la cual,  en la mayoría de los casos, llega al Orgasmo, por lo que vamos a iniciar el tema describiendo las fases de ésta actividad tan recreativa y sin fines de lucro realizada por nosotros los humanos.

De acuerdo con Georgiadis (2015) los detonantes sexuales pueden ser: imágenes eróticas, caricias, palabras y algunos olores los cuales permiten que el S.N.C. (Sistema Nervioso Central) libere dopamina en áreas corticales paralímbicas, las cuales se encuentran involucradas todo el proceso de respuestas sexuales, llegando a determinar seis fases de siendo estás:

  1. Deseo: ansiedad grata por sentir placer, sin diferencias presentes en ambos sexos.
  2. Excitación: es una vaso-congestión en áreas pélvicas, igual en hombres y mujeres.
  3. Meseta: fase que previa al orgasmo, en hombres es corta y en mujeres es más larga ya que requieren más tiempo y estimulación.
  4. Orgasmo: Se presentan contracciones en la zona pélvica, siendo una sensación subjetiva. En hombres incluye contracciones rápidas en esfínter anal, próstata y músculos del pene (duración 3 – 10 seg.); en mujeres se presentan  contracciones entre el útero, la vagina, ano y músculos pélvicos, sin tiempo refractario pudiendo llegar a presentar varios en una misma relación (duración 20 seg. o más)
  5. Resolución: El organismo regresa al estado anterior al de excitación, sin encontrar diferencia entre hombres y mujeres.
  6. Periodo refractario: en hombres responde a procesos fisiológicos que llegan durar minutos o hasta horas; en mujeres es más emocional y es más breve.

Ya descritas de forma breve las fases, vamos a ampliar la cuarta etapa, de inicio debemos conocer que durante el orgasmo se aumenta el flujo sanguíneo hacia los genitales, aumenta los latidos del corazón y la respiración. El S.N.C. envía señales placenteras y de recompensas a diferentes zonas, siendo uno de los factores por lo que se llega a desear nuevamente el coito.

El orgasmo es la fase más corta del ciclo de respuesta sexual, teniendo variaciones de duración entre hombres y mujeres, consiste en contracciones musculares rítmicas produciendo sensaciones físicas intensas, con un relajamiento posterior y es una sensación subjetiva lo cual influye en la intensidad que siente cada sujeto, reduce el estrés, la tensión y la ansiedad. En mujeres produce un estado de “trance“, en hombres reduce la agresividad.

OrgasmoSon procesos tanto psicológicos como fisiológicos presentándose unos en forma similar entre sexos y otros de forma distinta. La dopamina sube al momento del coqueteo y baja después del orgasmo, por este aumento la persona lo puede llegar a buscar de una manera constante. Al momento de sentir el orgasmo, la corteza orbitofrontal (en ésta área se presentan procesos de control y razón) se apaga tanto en hombres como en mujeres, teniendo efectos similares a los de la heroína (interesante ¿no?).

Hablamos mucho de los neurotransmisores que se liberan al momento de tal o cual proceso psicológico, pero ¿para qué nos sirve conocer estos datos?, la comprensión de estos procesos nos ayuda a desmitificar muchas conductas que realizamos, así cómo debemos entender que se encuentran presentes al momento de aparecer un sentimiento o un estado anímico. Una vez aclarado rápidamente este asunto, al momento de presentarse el orgasmo se libera dopamina (sentimientos de gozo y refuerzo), norapinefrina (efecto antidepresivo) y oxitocina (sentimientos de unión y amor entre parejas).

Ahondado un poco en este último elemento, en la Universidad de Birminghan (Inglaterra) se han realizado investigaciones para ubicar la presencia de oxitocina dentro de nuestro S.N.C., también conocida como la “hormona del amor“, encontrando que es clave en nuestras decisiones sobre las interacciones sociales. Derivado de su presencia en la corteza pre-frontal y estructuras límbicas, las cuales controlan nuestro percepción del estrés o la ansiedad en situaciones sociales. El resultado encontrado dio una semejanza a la acción de la ingestión de alcohol, aumentando nuestra confianza en los hechos que se presentan en nuestro entorno.

Ahora, ¿qué puede impedir que alguien llegue al orgasmo?, de acuerdo con la revista Sexologies en algunas ocasiones las mujeres presentan pensamientos negativos al momento de tener relaciones sexuales (supuestos defectos físicos, incomodidad, entre otros), por lo que les impide alcanzar el orgasmo. Dentro de esta investigación faltan datos para entender si los pensamientos negativos dificultan llegar al orgasmo o si estos provocan la falta del mismo.

El orgasmo, es un tema del cual, la mayoría hemos escuchado, aún y cuando algunos no lo han alcanzado o sentido, ya sea por cuestiones físicas o psicológicas por lo que habrá que acudir a un especialista (médico o psicólogo) para atenderse, encontrando de esta manera la raíz del impedimento y tratándolo para no sentir frustración.

Por último, debemos conocernos y entender los procesos que suceden en nosotros para poder llevar a cabo conductas o acciones que sean benéficas. Al realizarlas nos retribuyan en una mejor salud, nos mejorará el autoestima, nuestra condición física, la confianza en nosotros mismos; entendiendo lo anterior en un mejor desarrollo psicobiosocial. Vivir su sexualidad con responsabilidad y al máximo sólo se podrá lograr con este aprendizaje, sabiendo que nos gusta y no nos gusta teniendo un “final feliz“.

Anuncios