NarcisismoDe acuerdo con una investigación realizada en la Universidad de Amsterdam la forma en que “apapachamos” o “les damos sus palmaditas en la espalda“, a nuestros hijos pueden o no promover el narcisismo. Poniendo el nombre correcto, la manera en que premiamos o elogiamos a nuestros hijos cuando realizan una acción o conducta correcta estaríamos fomentando una conducta narcisista.

Las conductas narcisistas refieren una sobre estimación de las habilidades de la persona sintiendo una necesidad de admiración y afirmación hacia si, presentándose en formas patológicas como en el Trastorno Narcisista de la Personalidad dónde, todo lo descrito al inicio de este párrafo, se expresa en una forma excesiva llevando al sujeto a una incapacidad de mirar al otro.

Derivado de la investigación realizada se describe que los niños que recibieron más premios o recompensas por algo realizado presentaron rasgos narcisistas en mayor porcentaje que los niños que no lo recibían.

Narcisismo 2Cabe señalar que Brummelman y sus colegas consideraron los rasgos narcisistas de personalidad cómo el deseo de admiración, y no al Trastorno Narcisista de la Personalidad (que se caracteriza por un deterioro del funcionamiento diario), dentro de su estudio ya qué los médicos no se animan a diagnosticar éste Trastorno en la juventud por diversas características de diagnóstico.

En ocasiones he visto que entre más regalos o premios le dan a sus hijos se sienten mejores, sin embargo, habrá que tener en cuenta cuándo y cómo se les proporcionan esas recompensas ya que de lo contrario podría ser contraproducente para el niño. Recuerden que una de las tantas tareas que los padres tienen con sus hijos es enseñarles a lidiar con el mundo y una de las mejores herramientas que les podremos dar es la tolerancia a la frustración, lo rápido y fácil no siempre es lo mejor, hay que trabajar para lograr sus metas.

Anuncios