depreHay ocasiones que nos sentimos decaídos, tristes, preocupados por situaciones que nos acontecen en nuestra vida, tales como la perdida de un ser querido, algún objeto que nos regalaron, el fin de una relación, reprobar un examen, etc… Sin embargo, cuando este tipo de síntomas y signos llegan a persistir interfiriendo con la vida diaria  así como el desempeño “normal” de la persona, sea por una razón aparente o no, podremos hablar de una depresión.

De acuerdo con la O.M.S. a nivel mundial 350 millones de personas de todas las edades sufren de depresión a nivel global y en América Latina el 5% de la población lo sufre, siendo el trastorno con mayor pre-valencia en el mundo.

La pregunta que surge es ¿qué es la depresión clínica?, a grandes rasgos de acuerdo a la O.M.S., se puede definir como: Un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración. El cual puede llegar a hacerse crónico o recurrente y dificultar sensiblemente el desempeño en el trabajo o la escuela y la capacidad para afrontar la vida diaria. En su forma más grave, puede conducir al suicidio. Si es leve, se puede tratar sin necesidad de medicamentos, pero cuando tiene carácter moderado o grave se pueden necesitar medicamentos y psicoterapia profesional. Se puede diagnosticar de forma fiable y puede ser tratado por no especialistas en el ámbito de la atención primaria.

De acuerdo con investigaciones recientes, se han encontrado factores genéticos los cuales predisponen a la persona a un trastorno grave y común afectando física y mentalmente el modo de sentir y de pensar. La depresión nos puede provocar deseos de alejarnos de nuestra familia, amigos, trabajo, y escuela; En el Trastorno Depresivo Mayor (TDM) además, puede causar ansiedad, pérdida del sueño, del apetito, y falta de interés o placer en realizar diferentes actividades.

Los resultados encontrados en algunos estudios han arrojado la posibilidad  de una depresión prenatal en mujeres embarazadas, la cual puede ser un determinante para la depresión juvenil de los hijos. Éstos resultados sugieren que el tratamiento de este trastorno antes del parto puede prevenir la propensión de los hijos durante la edad adulta a presentar síntomas.

La revista Molecular Psychiatry publicó un estudio en el cual se concluyó que en la depresión con episodios recurrentes el hipocampo (área involucrada en el almacenamiento de memoria) va disminuyendo su tamaño por lo cual se debe tra491661-601658tar de forma eficaz desde sus primeros episodios. Se ha observado en personas con depresión mucha actividad en el hipocampo, sustancia negra y en el cuerpo estriado ventral, siendo este sistema el cuál hace más tendiente a la nostalgia.

La depresión puede ser el resultado de factores genéticos, bioquímicos y psicológicos, no por ello el sujeto puede desarrollar este trastorno ya que cómo en todos los Trastornos mentales  hay un factor ambiental y de desarrollo en el individuo, así entran
en juego también cuestiones sociales y de aprendizaje. Hay factores los cuáles podrán ser cruciales para las estadísticas y así mismo conocer la pre-valencia dentro de la población.

  • Mujeres: se dan más casos en mujeres, ya que en primera instancia admiten sentimientos de tristeza con más facilidad que el varón, después del parto se han observado sentimientos de inutilidad o culpa excesiva. Se presentan menos casos de suicidios.
  • Hombres: se presenta fatiga, irritabilidad, pérdida de interés en actividades placenteras, sueño alterado. En este caso se notan más casos de alcoholismo y drogadicción, un porcentaje mayor en suicidios.
  • Niños y adolescentes: fingen estar enfermos, se niegan a ir a la escuela, se aferran a un padre, tienen preocupación por que alguno de sus padres muera, mal humor, problemas en la escuela, son negativos e irritables y se sienten incomprendidos. Se ha detectado que en promedio a los 15 años se puede presentar en su mayoría en mujeres siendo la proporción de 2:1.

Ahora bien, la depresión es altamente tratable, habrá que descartar cuestiones físicas (medicamentos y/o condiciones médicas), obtener una evaluación psicológica, ubicar antecedentes familiares y de los síntomas que presenta la persona. El tratamiento puede ser desde sólo una terapia hasta ser acompañada de antidepresivos, en aquellos casos que sea requerido, sólo bajo supervisión de un psicólogo y psiquiatra a la vez.

Anuncios