De acuerdo al Diccionario de la Real Academia Española la persuasión es acción de persuadir, siendo una manera de inducir, mover, obligar a alguien con razones a creer o hacer algo. Es utilizada por políticos, vendedores y mercadólogos para obtener un beneficio de las personas a la que se dirigen.

ComoPersuadir_01La persuasión es una herramienta que utiliza el cerebro que utiliza para obtener algo que quiere, o dicho de otra forma, el cerebro nos prepara pistas sutiles evitando la toma de decisiones.

El cerebro toma decisiones constantes, una tras otra, buscando atajos para no detenerse y gastar energía de más en este proceso, de esta forma se analizan las rutas más rápidas para las resoluciones. Un ejemplo de ello es el proceso mental denominado “falacia del experto” el cual se produce al dar credibilidad a una persona por el mero hecho de ser experto (un doctor con bata o un abogado con traje).

Observamos que hacen los demás y ya condicionados por décadas el cerebro decide a quién o en quién creer. Las caras “confiables” son de inicio un determinante para nuestro cerebro si puede o no confiar en una persona. Las predicciones de ganadores en una competencia política, derivado de la confianza observada en los rostros de los contendientes, llegaron al 70%. El cerebro decide si confiar o no en alguien entre más rasgos femeninos contenga su rostro.importancia-de-la-persuasió

Después de pasar el primer filtro de confiabilidad, el segundo paso es la información que se escucha, siendo por medio de ésta que el cerebro termina decidiendo si confía o no en la persona.

Por tanto, la primera impresión en todo cuenta, desde una cita hasta una venta o campaña política ya que a partir de ahí se puede ganar o perder todo con la otra u otras personas. Siendo un ser social nuestro cerebro se encuentra equipado con las herramientas necesarias para poder diferenciar en quienes podemos confiar de una manera casi inmediata, sin embargo, habrá que ir un poco más allá de la primera impresión si queremos conocer a una persona y si podemos o no confiar en ella.

Concluyendo, el cerebro toma decisiones en una manera vertiginosa, por lo que no debe usar su energía en este y otros muchos procesos más, por lo que intenta no quedarte con esa primera impresión entrando en un prejuicio de lo que nos rodea, hay que ir un poco más allá. Enfocarnos en esta visión es un trabajo arduo y yo creo que se puede hacer esta tarea, enseñando nuevos caminos a nuestro cerebro.

Anuncios