¿Te es complicado cambiar de ruta hacia tu trabajo? ¿Te gustan las nuevas actividades? ¿prefieres lo conocido o explorar nuevas opciones? ¿Qué tanto te gusta variar las actividades diarias en tu vida? Dickens dice: El ser humano es animal de costumbres. La rutina es algo que realizamos como hábito o costumbre de un modo determinado, sin tener que cambiar algo.

Cuando creamos una rutina en nuestras actividades, el cerebro nos hace sentir con una mayor comodidad debido a que se han realizando las mismas acciones de forma cotidiana, hay que recordar que el Sistema Nervioso Central (SNC) toma rutas cortas o atajos para evitar un desgaste de energía inadecuado, por lo que si el proceso da un resultado favorable nuestro SNC lo aprenderá y se realizará de forma mecánica.

Realizamos conductas de forma automática sin caer en cuenta que se convierte en rutina, desde el camino al trabajo hasta como nos comportamos ante una situación en específico. De todo ello sale la Teoría de la zona de confort :

La zona de confort es donde nos encontramos cómodos, sin percepción de riesgos, sin aprender ni progresar ya que no tomamos otras alternativas.

De acuerdo a la visión Cognitivo Conductual podemos decir que es una clase de MALDITA-RUTINAcondicionamiento mental que se  ha creado y operado con fronteras mentales las cuales en realidad no existen, lo que va estableciendo un eje de vida. Dice Roche (2013), las rutinas reducen los riesgos y el estrés.

Desde pequeños nos han enseñado a trabajar duro, sacrificar nuestros sueños para aceptar nuestro “destino“… soñar despierto, de nada te va a servir, ¿qué piensas de ello?.

Sin embargo, para alcanzar una meta se requieren de varios puntos que debemos llevar a cabo: soñar con esa meta, poner fecha de caducidad o plazo para culminar el proyecto y por último trabajar arduo para llegar a ella.

Entonces, la zona de confort es todo aquello que conocemos y no representa ninguna clase de reto o novedad, mientras que, la zona de aprendizaje es todo lo nuevo que podemos aprender, las sensaciones que percibimos ante nuevas actividades o un nuevo conocimiento.

Por lo anterior podemos entender que el término de cambio no significa perder lo que eres o lo que tienes, sino al contrario significará: tu desarrollo y el perder ese miedo a realizar alguna actividad nueva. Dentro del proceso de cambio existen dos factores que debemos tomar en cuenta: el primero la existencia de la tensión emocional y el segundo una tensión creativa. Estas dos instancias operan como fuerzas opuestas, ya que la primera tiende a regresarnos hacia la zona de confort y la segunda nos impulsa hacia el exterior, por ello es de vital importancia que la motivación supere a los miedos cómo el qué dirán, el miedo a fallar, al ridículo o sentir vergüenza.

Para que la fuerza creativa tenga un peso importante dentro de nuestras vidas debes creer en ti (ya que eres el protagonista de todas las actividades que realizas), debes fomentar y acrecentar tu autoestima, tener una visión personal del por qué y para qué quieres realizar tal o cual proyecto. Debes recordar que el ser humano se equivoca, no eres perfectos, y si llegase a pasar se pueden buscar alternativas, todo tiene una solución.

De acuerdo a un estudio realizado en Nord-Trondelag (Noruega) las personas que participan en eventos culturales tienen un mayor bienestar y salud mental, los participantes se percibían con bajos niveles de ansiedad y depresión. Por lo que los investigadores concluyen que cualquier actividad que nos haga salir de la rutina repercute en nuestra salud.

Entendamos entonces que, las rutinas se refuerzan por factores que nos hacen sentir seguros y al salir de ellas nos damos oportunidad de obtener más conocimientos, mejor flexibilidad en nuestro discernimiento ante diversas situaciones.

tumblr_kprej28naH1qzymneo1_1280En conclusión, habrá que ubicar nuestros hábitos y de ellos clasificar las rutinas de las cuales podamos cambiarlas y así poder modificar poco a poco cada una de ellas, siendo de utilidad para cada uno de nosotros el realizar diversas actividades que nos gratifiquen, entre menos estrés y niveles de ansiedad percibamos podremos sentirnos mejor en nuestro hogar y en nuestra vida, teniendo una mejor calidad de la misma. Creo que puede ser complicado en un inicio, pero los cambios cuestan un esfuerzo. Aquí la pregunta que te dejo como reflexión será ¿qué tanto deseas una mejor calidad de vida?

Anuncios