Consideraciones previas.

El ser humano oscila entre un estado de ánimo eutimico el cual se caracteriza por encontrarse entre la hipertimia (La persona se siente alegre, optimista, satisfecha de sí misma y del entorno) y la distimia (melancólico, triste o apesadumbrado), sin llegar a estados maníacos o depresivos. De acuerdo a éste se toman decisiones y percibimos nuestro entorno.

La emociones no son negativas o positivas sino se mide el impacto perjudicial o benéfico dependiendo del contexto en el que tenga lugar y la magnitud que adquiera. La felicidad y la infelicidad son estados pasajeros por lo que no se puede tener o estar en esos estados anímicos en forma constante.

Alexander Jordan (2011) concluye que llegamos a desestimar las emociones “negativas” del otro, ya que nuestra percepción se basa en nuestro estado de ánimo al momento y se nos complica imaginarnos en otro estado de ánimo.

image001Por otra parte, en una serie de investigaciones realizadas en 2010 por Craig Parks y Asako Stone muestran que la tendencia humana a lidiar con los comportamientos extremos, ya sea egoísmo o generoso, se presenta de muchas formas menos de manera racional.

Parks y Stone determinan que la cooperación en una determinada tarea existirá siempre y cuando haya una retribución de ella y se perciba como justa por parte de los participantes.En uno de sus experimentos se observa que las personalidades egoístas (ayuda poco / gana mucho) eran expulsados del un grupo determinado, mientras que los generoso (ayuda poco / gana poco) se quedaban. Sin embargo, los sujetos que ayudan mucho y ganan poco fueron rechazados al igual que los egoístas, obteniendo las siguientes conclusiones:

  1. La presencia de una persona excesivamente generosa hace sentir egoístas en comparación a los otros miembros del grupo, ya que hay una comparación y una auto evaluación entre nuestras conductas y las de los demás, por ello se expulsa al elemento divergente para evitar esa sensación de malestar.
  2. Se percibe como un individuo fuera de la norma, se castiga a quien no cumple las reglas del juego, se busca el comportamiento justo y todo lo que se sale de estos parámetros se toma como sospechoso. Cabe señalar que el experimento se llevo acabo en una cultura individualista como lo es en los Estados Unidos

Joanne Woods (2009) comenta que los mensajes positivos pueden ser de mayor ayuda a quienes menos lo necesitan.

Por ello se debe considerar que la exposición a mensajes positivos cuando nos encontramos en una situación negativa nos da una visión contraria. Con los mensajes exageradamente positivos se pueden establecer marcos de referencia artificial, en el que nos comparamos aun y cuando estemos en una media de bienestar.

Cuando vemos a alguien sufrir podemos acudir en su ayuda de una forma bienintencionada, pero de una manera incorrecta, ya que tenemos nuestra visión sobre el problema del otro. Los mensajes positivos llegan a funcionar cuando entran en una “latitud de aceptación” o sea cuando los mensajes entran dentro de un rango en que el receptor considera aceptable, por lo que los mensajes deberán ser moderados y específicos (Joanne Woods, 2009)

5_axiomas_comunicacion__Hoy día se busca un cambio inmediato y casi de forma mágica, pensando que podemos tener una “felicidad express” pretendiendo quitar las emociones de ira, enfado, etc. Es por ello que se requieren soluciones concretas a problemas crónicos, los manuales de auto ayuda no funcionan ya que el modelo mental que usamos a diario ha requerido tiempo y esfuerzo y se verá en un inicio difícil modificar algo de esa configuración.

En conclusión, debemos ubicar que la situación por la que atraviesa nuestro semejante no podremos comprender ni entenderla en su totalidad, por lo que habremos de servir como apoyo para la otra persona teniendo congruencia con nuestra forma de pensar y desde nuestra perspectiva comentar las posibilidades que cada uno observa con respecto a un mismo problema dejando abierta las opción para que la solución sea encontrada por la persona que esta inmersa en una fase complicada.

Anuncios