dinerofelicidad-e1452278050269¿Qué comentario tendrías si te dijeran que el gastar dinero ayuda a aumentar la felicidad y el bienestar? De acuerdo a una reciente investigación sí ayuda al individuo siempre y cuando se gaste en bienes u objetos apegados a ciertas características de la personalidad.

Por ejemplo las personas extrovertidas son más felices gastando su dinero en un restaurante, mientras que las personas introvertidas gastándolo en librerías. Sin embargo, más allá del gasto esta sensación está enfocada desde una satisfacción de vida, ya que lo importante será en qué se gasta, no cuánto se gasta.

Lo anterior se obtuvo al analizar 76,863 transacciones de 625 personas durante seis meses. Tomando en cuenta los cinco factores de la personalidad:

  1. Extraversión: se presentan dos polos, en uno de ellos el sujeto presenta una alta sociabilidad, mientras que en el opuesto hay una introversión. En los resultados se pudo observar que las personas con este rasgo predominante gastan más en su entretenimiento y viajes, siendo menos en seguros y honorarios de contadores.
  2. Apertura a la experiencia o al cambio: el sujeto puede ser original e imaginativo siendo su contraparte convencional en conducta y apariencia. Se pudo observar que las personas más abiertas gastan más en su entretenimiento, el arreglo en el cabello y su belleza, gastando menos en multas e hipotecas.
  3. Responsabilidad o “concienzudo”: los extremos van desde ser voluntarioso y determinado con metas claras, mientras que el opuesto será más laxo, informal y descuidado en los principios morales. Cuando presentan las primeras características gastaron más en seguros, salud y en ejercitarse, siendo menos su presupuesto para juegos de azar, juguetes y hobbies.
  4. Cordialidad, amabilidad o afabilidad: por un lado el sujeto presenta conductas de altruismo, siendo considerado, confiado y solidario, mientras que el opuesto presenta conductas egoístas, escépticas y competitivas. Se observó que la gente con las primeras características se dedicó más a obras de caridad y apoyando a mascotas, siendo menos en multas y apuestas.
  5. Neuroticismo: la persona con este rasgo elevado se puede presentar con inestabilidad emocional, ansiosa o con mucha preocupación. Gastaron más en multas y en juegos de apuesta, teniendo menos presupuesto en rubros como hoteles.

El Dr. Joe Gladstone comentó: “En investigaciones previas han arrojado una débil relación entre el dinero y el bienestar general, sin embargo, uno de las conclusiones de esta última indico que el gastar dinero sí aumenta la sensación de felicidad cuando se gasta en algo que encaja con nuestra personalidad y así satisface nuestras necesidades psicológicas”.

Por otro lado Sandra Matz, el primer autor del estudio, comentó: “Una de las conclusionesdinero_felicidad_interior que se puede obtener de estas investigaciones es que al gastar dinero en productos  nos ayudan a expresar lo que somos como individuos, ayudándonos a tener un sentimiento de bienestar tanto como encontrar un buen trabajo. La felicidad podría tener un factor en las decisiones de consumo que tomamos día a día”.

Concluyendo esta investigación sugiere que el dinero puede comprar la felicidad siempre y cuando lo utilices en las cosas adecuadas. Quitando el estigma de lo banal, el adquirir ciertos artículos nos genera una sensación de bienestar, en mi caso el comprar un libro un buen café o una buena botella de vino es algo que me hace sentir feliz y a ti?

Investigación publicada en el Journal Psychological Science (Matz et al., 2016).

Anuncios