1. Uno de los errores más comunes es pensar que el «sexo» se delimita a los genitales y a la penetración. Habrá que tener ser creativos y comprender que la penetración es una de las formas mediante las cuales se puede tener sexo, sin embargo, debemos buscar la diversidad para llegar a una satisfacción sexual con tu pareja: masajes eróticos, besos, caricias, juguetes y juegos sexuales, etc.
  2. Tratar de realizar lo que hemos visto, leído o escuchado. Debemos comprender que la pareja no tiene los gustos iguales o similares a los propios, por ello es importante la comunicación de pareja para que se pongan de acuerdo en cuáles serán las actividades permitidas dentro de la relación y consensuar para llegar a un acuerdo. Recordando que los dos deben obtener un espacio placentero.
  3. El sentirse responsable por el placer de la pareja. Habrá que entender que la responsabilidad de conocer su cuerpo, lo agradable o desagradable es personal, por ello en el punto anterior se comenta que se debe hablar para determinar los apetitos o filias de cada uno.
  4. Pensar que el deseo es espontaneo. Hay que entender que las actividades diarias afectan o favorecen al final del día en todos nuestros aspectos así como en el apetito sexual, es por ello que si se tiene deseo de tener un encuentro con la pareja será incitar con creatividad el deseo del otro para que sea aceptada por ambas partes el querer tener una relación.
  5. El orgasmo. Hombres y mujeres se preocupan por durar el tiempo necesario para que su pareja llegue al clímax y culmine con un espléndido orgasmo, siendo así la satisfacción de la pareja. Sin embargo, habrá que evitar estar preocupado por llegar o no a ese deseado momento, ya que entre más se preocupa la persona por sentirlo llega a frustrarse en caso de no lograrlo. Recuerden que lo más importantes es el camino que se recorre y no terminar.
  6. La cantidad sobre la calidad. Cuando se prefiere la cantidad a la calidad podemos caer en la rutina de hacer el acto sexual por el simple hecho de “hoy toca”, empero, se debe entender lo que se busca: calidad y no cantidad. De esta forma se tendrá el deseo para repetir el acto en el siguiente encuentro. Por ello habrá que cuestionarse si preferimos una rutina sexual o un encuentro sexual placentero.
  7. Rutina. Se ha comentado en párrafos previos que la creatividad es importante y es así para evitar caer en lo repetitivo. Por ello habrá que incluir en la relación juguetes, nuevos lugares dentro de casa, citas fuera de casa, juegos previos e ir variando el previo al acto sexual.
  8. Un rapidín. Hay ocasiones que será placentero tener este tipo de encuentros, siempre y cuando se haya tenido una plática previa para evitar lastimar a la pareja. Se debe entender que no siempre se puede realizar un acto sexual de forma abrupta ya que puede faltar lubricación adecuada y en lugar de ser placentero tener una mala pasada.
  9. Estar en el momento. Los problemas familiares o laborales los llevamos a la cama, por lo que no se puede tener la relación satisfactoria que se esperaba. Se debe comprender que si esperamos tener una relación sexual debemos dejar todos los problemas junto con la ropa.
  10. Generalizar los gustos. No todas las parejas que tenemos les puede gustar lo mismo, y como se ha dicho en puntos anteriores hay que hablar con ella o él para saber que gustos y preferencias tiene. No todos somos iguales.
Anuncios