La respiración controlada ha sido ocupada desde hace mucho tiempo para fines comportamentales, siendo usada hoy día para el control de ira y de ansiedad.

RespiracionLa respiración no se realiza en una forma consciente en su totalidad ya que es controlada por el Sistema Nervioso Autónomo, siendo involuntarios los movimientos de los órganos involucrados en esta acción, llegando a hacerla consiente de acuerdo a las actividades y necesidades de cada individuo. Hay que recordar que por medio de la respiración se introduce oxígeno en nuestro organismo, para que nuestras células puedan realizar todas sus funciones de forma adecuada, así como se desecha los residuos de estas funciones. Dando así la mejor forma de dar energía a todo el cuerpo en conjunto.

Es por ello que hoy día en diversas investigaciones actuales se ha concluido que por medio de una respiración controlada el individuo puede modular sus emociones, pasando de un estado de cólera o estrés a un estado de tranquilidad. Para ello se debe ser consciente de esta acción, pudiendo lograrlo mediante la meditación, el yoga o una terapia conductual.

Se han encontrado la conexión entre algunas neuronas ocupadas en la actividad respiratoria las cuales envían información a otro conjunto de neuronas que influyen en los estados de excitación. Pudiendo ser objeto para continuar los estudios en la correlación que tiene estos dos conjuntos de neuronas en funciones cerebrales de orden superior.

“Este vínculo quiere decir que si podemos disminuir la respiración (respirar despacio), ya sea por medio de la respiración profunda o respiraciones lentas controladas, estas neuronas no activan el centro de excitación (neuronal), y no hiperactivan el cerebro. Así puedes calmar tu respiración y también tu mente”, explica uno de los autores principales del estudio, Mark A. Krasnow.

Se ha observado en personas que practican ejercicios de yoga o meditación ponen atención en su respiración logrando lentificarla así como hacerla en mayor cantidad, lo cual conlleva los beneficios que se ven dentro de las investigaciones. Un cambio en la forma de respirar llega a modificar el funcionamiento de nuestro cerebro así como un mejor control en la presión arterial, un mejor funcionamiento en el sistema inmunológico.

Aún continúan las investigaciones, sin embargo, cabe mencionar que algunosRespiracion1 investigadores no apoyan del todo este tipo de prácticas derivado de ciertos problemas que se pueden suscitar si no se capacita de forma adecuada la persona que intenta realizar este tipo de ejercicios. Por ello es conveniente que ya sea con un profesor certificado de Yoga se aprendan las técnicas adecuadas para generar un constante y vitalizante respiración o por medio de un psicoterapeuta se aprendan este tipo de técnicas, así mismo estos últimos pueden dar otro tipo de apoyo a las crisis de ansiedad o ira.

Anuncios